Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Sábado, 25 de Noviembre 2017

Ideas

Ideas |

Comida, seguridad y deseos a la carta

Comida, seguridad y deseos a la carta

Comida, seguridad y deseos a la carta

La comida de hoy de los alcaldes con el gobernador para “solucionar” las disputas sobre seguridad es una de esas a las que nadie quisiera ir. No hay manera de salir bien librado de una situación como en la que, torpemente, se metieron y, sin embargo, si no paran la espiral de descomposición ahora el resultado en seguridad y el costo político de los actores será cada vez mayor.

Lo primero que tienen que reconocer los naranjas y el gobernador es que sus apuestas en seguridad no han funcionado. El gobernador optó primero por darle continuidad a Luis Carlos Nájera. Si bien de Nájera se puede escuchar lo mejor y lo peor, el problema no estuvo ahí, pues aunque hablen pestes el ex fiscal no tiene proceso alguno, como sí sucedió con el vecino de Nayarit. El error fue nombrar fiscal a alguien con perfil de policía y no entender la profundidad del cambio que ellos mismos propusieron. A la salida de Nájera, tras los sucesos del 1 de mayo hace dos años, el gobernador optó por un político en edad de merecer lo que, más allá de su capacidad y credenciales para ejercer el cargo, distorsiona su actuación.

Enrique Alfaro llega con peores cartas a la mesa. Sus dos apuestas en materia de seguridad han fracasado. Salvador Caro al frente de la policía y la Agencia Metropolitana de Seguridad. Caro, también político en edad de merecer, tiene un problema más grave que todos los demás (y la lista puede ser larga): ha sido incapaz de ejercer el liderazgo metropolitano que se esperaba del jefe de la policía de Guadalajara. La Agencia, por su parte, se parió con fórceps y prematura, marcada por las prisas, como muchas de las políticas públicas de Enrique Alfaro. Nació una agencia sin dientes y coordinada por el ex regidor, Marco Valerio, que en este campo tuene más voluntad que conocimiento.

El dilema al que se enfrentarán hoy Aristóteles Sandoval y Enrique Alfaro es si dejar o no en sus cargos al fiscal y al jefe de la policía. No se trata solo de emparejar los cartones, sino de diseñar una política de seguridad que de certezas de cara a un fin de sexenio que se vislumbra muy complicado en este tema. Ambos saben que ninguno de los dos, Almaguer y Caro, llegarán al final, pues ambos quieren ser candidatos: quieren estar en la boleta aunque sea la de empeño.

Aguantarlos tiene un riesgo enorme para la seguridad. Cambiarlos, sin resolver el problema de fondo, que es político, no tiene ningún sentido. Ojalá que gobernador y presidentes municipales lleguen a la comida con más hambre de resolver el problema que de comerse vivo al otro. Ah, y si se puede, ya puestos a pedir a la carta, que no se les olvide que lo que está de por medio en este pleito absurdo es nuestra seguridad, la de todos los ciudadanos que no traemos guaruras.

Lee También

Comentarios