Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 21 de Noviembre 2017

Ideas

Ideas |

¿Celebración o escenografía?

¿Celebración o escenografía?

¿Celebración o escenografía?

El Día Internacional de los Pueblos Indígenas, promovido por la Organización de Naciones Unidas (ONU), es celebrado cada 9 de agosto en todo el mundo, también en México. Sin embargo, a la luz de las cifras expuestas por el Coneval y por el Instituto Belisario Domínguez, del Senado de la República, se puede ver lo poco, nada, que este sexenio ha incidido en favor de la población indígena.

Si bien esta conmemoración ha hecho visible a una comunidad antes ‘transparente’, también esta fecha ha sido utilizada para el lucimiento banal de muchas autoridades sin que se hayan realizado cambios de fondo, mucho menos haya permeado una mejora en la calidad de vida de los indígenas. Porque además de las frases de promesas, lo que el Estado le ha cumplido a los pueblos indígenas es poco y es manipulado.

De acuerdo con Coneval, más del 73% de la población indígena vive en pobreza, una cifra igual a la que se tuvo en 2012. Luego, ¿qué se ha hecho en estos cinco años, a dónde ha ido a parar el recurso asignado, dónde están las evaluaciones de impacto o, todo ha sido la simulación?

Porque las cifras exponen que en este sexenio lo que ha crecido es la pobreza, de 45.5 a 46.2.; es decir, 7 de cada 10 indígenas es pobre y de ellos 3 de cada 10 están en pobreza extrema. Entonces, los niveles de pobreza han aumentado, dando como resultado una realidad preocupante: entre 2012 y 2014, el porcentaje de indígenas con carencias por acceso a la alimentación creció de 34 a 39 por ciento.

Y de las escuelas primarias indígenas, 24.7% no disponía de baños, 28.9 no tenía mobiliario para docentes, 21.2 no contaba con mobiliario completo para los alumnos, el 18.1 tenía techo de materiales no durables, es decir, tenían láminas de cartón. Y, claro, no hay registro de escuelas en comunidades indígenas que tengan agua potable, o luz eléctrica…pero son pocas.

Lo anterior a pesar de existir 5,491 programas de asistencia social federales, estatales y municipales. Y haber invertido lo que esta administración sexenal llama, “una cifra histórica”: 21 mil 500 millones de pesos en obras de infraestructura. Pero el vacío es explicable porque estos programas, de manera absurda o mañosa…no tienen mecanismos de control, mucho menos de evaluación. Y son utilizados en dádivas electorales del partido en el poder, estatal o nacional.  

La situación agravada de los indígenas se expone en el informe “Al día las cifras hablan”, realizado por el Instituto Belisario Domínguez, del Senado de la República, que revela que Puebla, Oaxaca, Veracruz y la Ciudad de México siguen siendo las entidades que más expulsan a su población indígena, pero no son los únicos, sin que tampoco el Estado tenga estrategias para su protección.

Y aunque la ONU, con grandes esfuerzos, echó a andar el programa de radio comunitario, importantísimo para las comunidades indígenas, a la fecha y de acuerdo con informes de esa organización, la cifra de defensores de derechos humanos asesinados en 2016 se duplicó a 281, de los cuales la mitad eran activistas en defensa de los derechos humanos indígenas.

Este panorama retrata a la actual administración sexenal: palabrería, fotos y trucado que habla de la dilapidación presupuestal, pero sin efecto positivo en la mejora de la calidad de vida de las comunidades indígenas. Las que, ahora por este sexenio, han sido manipuladas y abandonadas sin lograr su inclusión social y económica, a pesar del Día Internacional de los Pueblos Indígenas.

Lee También

Comentarios