Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien

Ideas

Ideas |

¡Casi cumple medio siglo!... ¿Y?

Por Xavier Toscano G. de Quevedo

¿Tantos años? Sí, mañana serán cuarenta y nueve. Casi medio siglo, y seguro estoy que aún permanece en la mente de algunos aficionados —mencioné aficionados, y no a los serviles oportunistas, como tampoco a los fiesteros— el día de la inauguración de la plaza de toros “Monumental de Jalisco”, ese recinto edificado por Leodegario Hernández que se localiza en la Calzada Independencia, y que tiene como vecino al Estadio Jalisco.

En un abrir y cerrar de ojos se han ido cerca de cinco décadas. El tiempo, ¡ay Dios mío!, el tiempo, ese implacable momento que siempre ha estado presente en la vida y que de ningún modo detiene su marcha. Cómo nos gustaría a veces detenerlo, y en cuantas ocasiones hemos imaginado con poder regresarlo, pero son sólo alucinaciones, una fantasía en la que más de alguna vez —percibo— que todos hemos divagado.

Estamos iniciando el año numero dieciséis de este siglo XXI y ya transcurrió el primer mes, enero ya forma parte de la historia, y en nuestro hermoso Espectáculo Taurino nada importante se ha escrito, porque finalmente la tan publicitada presentación del mediático José Tomás en la capital del país resultó un fiasco para los que asistieron, pero, ¿qué esperaban que aconteciera con el ganadito que habían seleccionado? El momento fue denostadamente utilizado, lo que tenía probabilidad de ayudar un poquito —tampoco se piense que gran cosa— a mejorar la fiesta en la capital, una vez más, la prepotencia, soberbia y grande ceguera de empresa y actores terminó por dar otro paso más hacia atrás, con la consabida molestia de un público que con voluntad y entusiasmo llenó el coso de la Colonia Noche Buena. ¡Absurdos y atropellos inadmisibles, cínicamente elaborados por los propios protagonistas!         

Pero, regresemos a nuestros recuerdos; llevamos transcurridos 49 años desde aquel 4 de febrero de 1967 cuando a las 4:00 de la tarde se abrieron por primera vez las puertas del patio de cuadrillas de una nueva plaza de toros “La Monumental de Jalisco”, y con ello surgía otro recinto más en nuestra ciudad para la Fiesta.   

Algunos eruditos de nuestro Espectáculo Taurino han escrito que el paisaje de España no se puede imaginar sin la presencia en cada pueblo de su plaza de toros, su figura está íntimamente ligada al entorno urbanístico español, como algo genuinamente propio. Así, de la misma manera que sucede en España, en nuestro país, con la llegada de Hernán Cortés, que fue quien celebró el primer festejo taurino en nuestro continente en el año de 1526, y a partir de esta fecha la fiesta brava se fue arraigando profundamente en nuestra nación, formando parte de nuestra cultura, las tradiciones e  idiosincrasia, instituyéndose en un segmento importante de la vida cotidiana de nuestro pueblo, encontrándose, al igual que en España, en muchas ciudades y poblados de nuestra geografía, que las plazas de toros también forman parte fundamental de nuestro entorno urbanístico.

¿Alguien podría imaginar nuestra Perla de Occidente sin plaza de toros? Hoy gracias a la visión de un jalisciense inquieto y enamorado de nuestra fiesta: Leodegario Hernández, Guadalajara tiene su plaza de toros, que mañana cumplirá un aniversario más, “La Monumental de Jalisco”, mal llamada Nuevo Progreso, ya que NO fue construida ni creada para sustituir al antiguo coso del Hospicio del barrio de San Juan de Dios, que era y será la única plaza “El Progreso”.

Fueron largos meses de trabajo, y no obstante a tantas trabas, numerosos obstáculos y situaciones de entorpecimientos, llegaron finalmente Leodegario y su socio Carlos González a la mesta establecida, inaugurar su nueva plaza, que bautizaron como “Monumental de Jalisco” escogiendo las fechas de sábado 4 y domingo 5 de febrero del año de 1967. En el cartel inaugural Joselito Huerta, Raúl Contreras “Finito” y nuestra última figura del toreo, Manolo Martínez, el encierro escogido para tan memorable fecha, del hierro zacatecano de José Julián Llaguno. “¿No qué No?”, marcado con el número 24, fue el primer toro que pisó el ruedo de la nueva plaza.
                   
Al día siguiente, el domingo 5, fue la segunda corrida de inauguración, con un cartel integrado por Manuel Capetillo, Juan García “Mondeño”, Paco Pallares y Chucho Solórzano, ellos lidiaron toros de la histórica ganadería jalisciense de La Punta de Francisco y Carmelita Madrazo Solórzano.
 
Hoy, como invariablemente suele suceder en la vida, y a la par que en la capital con la “Plaza México”, la “Monumental de Jalisco” ya no es de su creador, lamentablemente al igual que otro soñador, Neguib Simón, en la capital, se dieron las circunstancias adversas para que vinieran nuevos propietarios, porque la vida es caprichosa, rara y muchas veces injusta, ocasionando las vueltas y los reveses. Sin embargo, y a pesar de estos reveses, en la capital Sí se le respetó el nombre original a la plaza, y allá por lo menos Sí realizan su festejo conmemorativo en el día puntual y correcto.

Muchos años han transcurrido desde aquella tarde inaugural, que siempre estará presente en nuestra memoria —que gracias a Dios, es imposible olvidarla— mientras vivamos. Pero los lamentables y adversos cambios ya se dieron, y seguramente que nunca se tendrá la voluntad para corregirlos. Sin embargo, lo que sí debería cambiar sustancialmente, para la reivindicación, continuidad y verdad de nuestra fiesta, es que los empresarios dejando de lado su nefasta soberbia, admitiendo todo el daño que por décadas han hecho y recapacitando de cómo han convertido a nuestra fiesta en un espectáculo tedioso y mediocre, en el cual es muy lastimoso y preocupante ver como se han ido alejando de las plazas los aficionados y el público.

Algún día tendrán que aceptar  —esperando que ya no sea muy tarde— que el único medio infalible para que el Espectáculo Taurino recobre su importancia, verdad y grandeza, se dará cuando en los ruedos de nuestro país, esté de regreso y siempre presente el eje central y único de esta Fiesta, su Majestad, El Toro Bravo.

Lee También

Comentarios