Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 15 de Octubre 2019
Ideas |

Capital social

Por: El Informador

Por: César de Anda (cesardeanda@prodigy.net.mx)

Nombre, objeto social, accionistas y un capital mínimo, son indispensables entre otras cosas, para constituir una sociedad mercantil en este país de leyes básicas y valores entendidos. El capital social es entonces, una mera partida contable que define el valor de los bienes o el dinero que los socios aportan a una empresa.

Así, los accionistas adquieren derechos según su participación y asumen compromisos de acuerdo al mismo criterio. Si los resultados de la empresa son positivos, el capital crece y todos ganan. Pero si hubiera pérdidas, es necesario incrementar el capital con nuevas aportaciones las veces que sea necesario, mientras el proyecto es viable, para así evitar la quiebra.

En contrapeso y desde el punto de vista de la sociología, el capital social significa el valor de las relaciones con otras personas e instituciones que se han cultivado al cabo de los años. Entendida desde una concepción más profunda, es la capacidad de colaboración entre las personas para atender los problemas de su comunidad y para respetar al medio ambiente.

A este respecto, la Universidad de Harvard asegura que la premisa central del concepto de capital social es el darle valor a la comunicación entre los miembros de la sociedad. Y, esto sólo puede alcanzarse cuando existe la confianza, reciprocidad, información y cooperación entre las partes.

Por lo tanto, para hacer exitosas a las empresas en los años venideros se requerirá conjuntar recursos económicos, personal capacitado, tecnologías, mercados y muy importante, el capital social.

Desde el ámbito de la comunidad, una gran cantidad de estudios demuestran que la cohesión social es un factor crítico para que las sociedades prosperen económicamente y para que el desarrollo sea sostenible. Y abundando en el tema, los expertos señalan, “el capital social no es sólo la suma de las instituciones que configuran una sociedad, sino que es asimismo la materia que las mantiene juntas”.

Hasta hoy, dicha materia nos ha mantenido juntos como país. Sin embargo, la realidad de México nos despierta con gobernantes incapaces, una indignante masacre en Guerrero, hallazgos de talleres de armas en Jalisco y un ambiente de inseguridad que está proliferando preocupantemente. Para constatarlo, es conveniente consultar el estudio que el Inegi presentó en días pasados derivado de su Encuesta Nacional de Victimización y Percepción Sobre Seguridad Pública ( ENVIPE) 2014 y destaca que uno de cada tres hogares mexicanos tuvo, al menos, una víctima del delito el año pasado.

Aceptando todos estos datos duros revelados por una institución pública, sería conveniente reflexionar que la empresa más importante para nosotros y nuestros hijos, es México. Una sociedad de más de 120 millones de accionistas, cuyo objeto es hacer de esta tierra el mejor lugar para vivir, que a estas fechas el capital social ha venido a menos. Y por lo tanto, es imperiosa la necesidad de proponer un incremento al capital para evitar una quiebra social. Un decidido compromiso de asumir la responsabilidad social y transformarla en sensibilidad social. El buen juez por su casa empieza, los empresarios debemos aceptar esta costumbre de velar por el bienestar de nuestros colaboradores y la comunidad, para adoptarlo como actitud de vida.

Lee También

Comentarios