Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien

Ideas

Ideas |

Burócratas

Burócratas

Burócratas

Nada más que al Gobierno no se le ocurra quitarle a los burócratas ninguno de sus privilegios, porque entonces sí… el escenario prácticamente sería de terror y no es que sean muy eficientes, pero mal que bien, y más mal que bien, unos peor que otros, en sus manos están las decisiones de la marcha de este país, las decisiones pequeñas, las que van desde el trámite más simple hasta el permiso más engorroso.

El aparato del Estado o las administraciones públicas de los diferentes órdenes de Gobierno (municipal, estatal y federal) tienen bajo su control que el país no se detenga. Así como aquella película Un día sin mexicanos, invito al lector a imaginar “Un día sin burócratas”. Complicado ¿no? ¿Quién atendería los servicios de salud? ¿Qué pasaría sin enfermeras, médicos, intendentes, paramédicos, asistentes, secretarias, laboratoristas, nutriólogos y demás profesionales de la salud que trabajan en el IMSS, ISSSTE e instituciones y centros para población abierta? Y esto nada más es el sector salud (y me quedo corta). Luego el sector educativo. Claro que en esta parte los maestros no dejan mucho a la imaginación porque de todos los burócratas de este país, son los más activos y contestatarios, los que sí suspenden labores, se manifiestan, tienen un grupo disidente dentro del SNTE y lo que ya sabemos y he abordado con frecuencia en este espacio.

Hay que considerar a los burócratas de Comunicaciones y Transportes, imaginen que suspenden labores: problemas en carreteras, puertos, aeropuertos… tanto de tránsito como de comunicaciones; no habría señal de nada para nada, incomunicados todos pues. Y ya sin comunicación, pues de una vez sin luz, porque las paraestatales cuentan, sin gasolina, sin semáforos y sin  seguridad, policías y militares forman parte del gigantesco aparato burocrático de este país.

Está bien, la burocracia debe existir, el gran problema es que no trabaja en la misma medida en la que cobra. Desde los malos modos hasta las formas más acabadas y barrocas de corrupción repercuten en la marcha de este país.

Ahora imaginemos ¿cómo sería México si los burócratas fueran exactamente los necesarios y no en exceso como sucede ahora porque Gobierno que llega, Gobierno que tiene que pagar favores? ¿Qué pasaría en nuestro maravilloso país si todos estos burócratas trabajaran como debieran? Seríamos una de las naciones del equipo de los más desarrollados, no me cabe la menor duda. Pero no. El aparato está enfermo de “gigantismo”, los recursos se dilapidan, se distraen; las prestaciones son ofensivas y ante la duplicidad de funciones y la gran cantidad de burócratas que nada más está de adorno, que no halla ni en dónde meterse para que no se note que en realidad no tiene nada qué hacer, la inoperancia es exasperante y criminal.

Para los ciudadanos que pagamos nuestros impuestos y los mantenemos, desde el más humilde intendente hasta el Presidente de la República, los costos son altísimos, además de lo que se les paga, por los que generan la ineficiencia y la corrupción.

Hace algún tiempo me remití en este espacio a los antecedentes históricos de la burocracia en México, tiene raíces prehispánicas e hispánicas. Los imperios, los reinos requerían cortes abultadísimas para atender todos los asuntos bajo su férula. Con la independencia las cosas no mejoraron, al contrario. De entrada, la nueva nación tuvo que conseguir recursos de donde fuera para que la burocracia siguiera trabajando y, más que eso, para que no causara problemas.

Los gobiernos siempre le han tenido miedo. La necesitan y le temen, de ahí sus prestaciones, privilegios y demás, pero así como intentan (y mal) corregir errores del pasado con los maestros, deberían hacerlo con todo el aparato. Los mexicanos, frente a los burócratas, somos ciudadanos de segunda y bueno, todavía tenemos que soportar que se manifiesten cuando sus intereses se ven amenazados. Aquí en Jalisco, en cuyo Gobierno opera una de las  burocracias más obesas de todo el país, hay serios problemas que tienen que ver con los fondos de pensiones. Si no ponen manos a la obra el gobernador Sandoval y el secretario Ayón, pinta para que se ponga feo, aunque luego negocian con los líderes sindicales y como si nada. Deben parar el problema porque se les puede salir de las manos. Claro que cualquier cosa que les ofrezcan irá en detrimento del erario público que nosotros mantenemos.

Burócratas. Si tan sólo un día, en lugar de desaparecer se solidarizaran con el resto de los mexicanos, otra sería nuestra realidad. Mejor creo.

Lee También

Comentarios