Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Sábado, 25 de Noviembre 2017

Ideas

Ideas |

Aristóteles y su Laberinto Propio

Aristóteles y su Laberinto Propio

Aristóteles y su Laberinto Propio

Estamos a un año de elecciones y en términos de política es el tiempo real que le resta a Jorge Aristóteles Sandoval, ya que después tendrá que empezar a perder reflectores y presencia ante la llegada del “nuevo”, del electo.

Para el actual gobernador es un año muy importante.

Y es precisamente en este momento cuando ha decidido arrojar sobre la mesa tres cartas fuertes, las cuales se antojan como tres grandes fracasos finales de la administración. Hablamos de la Presa El Zapotillo, la Segunda Pista del Aeropuerto y la llegada de Uber a Puerto Vallarta.

Parecen tres batallas perdidas.

En el tema de El Zapotillo, cuando el gobernador ha decidido que la cortina de la presa sea de más de 100 metros con la subsecuente desaparición de los poblados de Temacapulín, Acasico y Palmarejo, son varios y sólidos sus enemigos; están desde luego los habitantes de los poblados en cuestión, pero también el proceso jurídico y el golpeteo hasta ahora prudente de sus opositores en año electoral. Simplemente el tema de los recursos legales interpuestos ante la Suprema Corte representa tiempo, mucho tiempo, con el que ya no cuenta Aristóteles, por lo que aún en el remoto caso de que se gane en tribunales, él ya no verá la presa.

Algo similar ocurre con la Segunda Pista del Aeropuerto de Guadalajara, una de sus propuestas estelares de campaña y de arranque de gobierno, que está más entrampada que nunca. No hay acuerdo sobre el pago por los terrenos que actualmente ocupa la terminal aérea, suena entonces imposible pensar en que van a llegar a algo por los terrenos adicionales que se requieren para la expansión. Y después de haber asegurado que no se permitiría una manifestación más de los ejidatarios es ya nuevamente cotidiana la marcha por carretera a Chapala.

Y quizás el tercer tema, la llegada de Uber a Puerto Vallarta, sea más anecdótico que otra cosa, pero sí nos llamó la atención que en Jalisco, “Tierra del Emprendimiento y la Innovación”, el gobernador se declarara precipitadamente en contra de la llegada de esta plataforma disruptiva e innovadora al que hoy por hoy es el punto turístico más importante del Pacífico, pero también bastión de la CTM. El argumento es que la empresa aún no ha cumplido con los reglamentos en la Zona Metropolitana de Guadalajara, lo que es cierto, pero recordar que trabaja con un amparo y que la regulación está entrampada entre la Ley Uber, el reglamento de Movilidad para instrumentarla y el recurso legal promovido por Uber que se resolverá, si bien nos va, en un tiempo con el que tampoco cuenta el gobernador.

Un laberinto muy complicado para el gobernador priista mejor rankeado a nivel nacional, lo que no es mucho decir porque el partido anda mal y de malas. Un enigma el fin oculto de arrojar estas tres cartas y precisamente en este año cuando tendrá que enfrentarse además a un enemigo formidable en la oposición como es Enrique Alfaro. De pronóstico reservado.

Lee También

Comentarios