Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien

Ideas

Ideas |

Antiguas leyendas

Antiguas leyendas

Antiguas leyendas

Los pueblos muestran la riqueza de su ingenio en la construcción de sus manifestaciones culturales, pero también en el trabajo que realizan para conservarlas e innovarlas sin desfigurarlas.

Seguramente el evangelista san Mateo jamás imaginó todo lo que se desprendería del relato que escribió acerca de la visita de unos magos venidos de Oriente, un relato más ajustado a lo simbólico del suceso que a los detalles periodísticos. ¿Cuántos magos eran?, ¿de qué sitio específicamente venían?, ¿cómo se llamaban?, ¿en qué tipo de transporte llegaron?, ¿cómo vestían, si venían de viaje?, ¿quiénes los acompañaban? Se trata pues de un relato lo suficientemente abierto para que las generaciones posteriores se hicieran estas mismas preguntas y las respondieran a través de diversos escritos que hoy se llamarían etiológicos, pues fueron redactados muchos años después de los acontecimientos.

En el lento proceso de la construcción de esta fiesta el carácter teológico irá de la mano del popular, complementándose de diversas formas, muchas veces como el eco inmediato de las celebraciones litúrgicas, formales, ceñidas al imperio del texto evangélico.

Hoy día la fiesta se conserva llevando a cuestas 20 siglos de elaboraciones culturales. Sigue siendo la mayor festividad navideña en Asia menor, y tiene especial relevancia en España y el mundo que alguna vez dominó. En México mantiene su vigencia de la marca de Michoacán al Sur, si bien el acontecimiento como tal es celebrado en todas partes.

De acuerdo a los cánones clásicos de la tradición, los magos siguen siendo tres aunque hoy sepamos que existen más de tres colores en la raza humana, y conservan su carácter regio, por más que reyes nunca hayan sido de facto, si bien fueron capaces de reconocer la realeza de Cristo en un niño nacido en condiciones de pobreza y marginalidad.

Estos santos reyes magos tienen la misión de traer juguetes a niños de múltiples regiones, para que los niños aprendan a valorar el gran regalo que es Cristo para la humanidad, en tanto los adultos participando de la fiesta pueden tener el privilegio de encontrar al mismo Niño Dios buscado por los magos, en el interior de una rosca de trigo y frutas, y como consecuencia aprender a compartir con los demás este privilegio en la siguiente fiesta del 2 de febrero, que ha de ser de tamales y atole, porque en ese día “se levanta al Niño”.

Esa es la riqueza de las expresiones culturales, donde lo simbólico se integra con lo festivo, la fe con la generosidad, el recibir con el compartir.

armando.gon@univa.mx

Lee También

Comentarios