Sábado, 08 de Mayo 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

¿Ambición o gloria?

Por: El Informador

Por Aurelio López

>

En las últimas semanas, y consecuencia de lo expuesto en internet sobre los atletas que con receta médica podrían consumir substancias prohibidas, sale a la luz otro importante tema que involucra atletas, directivos y organismos. Con la afición más dispuesta que nunca a poner su dinero en sus equipos o atletas favoritos, la industria de la apuesta recreativa es más grande que nunca.

>

No es un problema reciente, ya que tenemos muchos casos en donde la manipulación de resultados en diversos deportes tiene repercusiones serias. En Estados Unidos la tentación para muchos atletas llega a muy temprana edad, sobre todo si ponemos que los llamados “atletas estudiantes” no pueden recibir compensación alguna, mientras el organismo NCAA y las universidades por las que estos compiten, ganan una tremenda cantidad de dinero. El tentar a un adolecente con dinero, coches y oportunidades, puede provocar que algún jugador falle ese intento de gol de campo o cometa una falta innecesaria, todo esto para favorecer a aquellos que tienen intereses en los juegos y no a los verdaderos aficionados.

>

Platico del tema porque recientemente la TIU (Unidad por la Integridad en el Tenis, por sus siglas en inglés),  organización autónoma que regula resultados y comportamientos en las apuestas en el deporte blanco, acaba de hacer públicos los resultados de este 2016. Aunque sólo revela el torneo y la ronda, para mí, aficionado, este tipo de organismos deberían de existir en toda disciplina deportiva. Así como cuidamos que los atletas no consuman sustancias que les den la ventaja, deberíamos también monitorear y castigar si el resultado de un partido no depende del talento, sino de una remuneración económica.

>

No peco de ingenuo y sé que mientras exista la competencia siempre habrá algunos que arriesguen su dinero para apoyar a su equipo o atleta preferido, ¿de quién debería ser responsabilidad monitorear y en su caso castigar estos comportamientos? ¿Los mismos establecimientos que toman este tipo de apuestas deberían de ser obligados a reportar conductas irregulares? En lo personal seguiré disfrutando de los deportes que me apasionan, sin embargo no creo poder quitarme del hombro esa piedrita de sospecha, o cuando una doble falta cambie el partido, pensar si fue sólo suerte!

>

Comentarios en maddinformador@gmail.com

>