Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 23 de Noviembre 2017

Ideas

Ideas |

Alfaro y los desastres

Alfaro y los desastres

Alfaro y los desastres

Uno de los principales errores de la campaña del candidato del PRI a la presidencia municipal de Guadalajara el año pasado, Ricardo Villanueva, fue presumir como un gran logro de su carrera haber resuelto el “problemón” financiero que había encontrado cuando él llegó a la Secretaría de Finanzas. El spot de radio y televisión, (“confuso, profuso y difuso”, para citar a un clásico) hacía parecer que el candidato y ex secretario de finanzas se había batido como un grande luchando contra el sistema monetario internacional para recuperar la calificación crediticia del Estado. Cuando lo explicaba era claro que el secretario se había peleado con los molinos, pues en realidad de todo lo que hizo lo realmente importante fue pagar un crédito quirografario que el gobierno de González Márquez había adquirido para hacer frente a los compromisos de Panamericanos. Si se hubiera pagado antes la calificación ni hubiese caído tanto y por supuesto se habría recuperado más rápido.

Lo que resulta increíble es que el principal beneficiario de ese error de Villanueva en campaña, Enrique Alfaro, haya caído en la misma tentación y el mismo error, un año después. “Rescatamos a Guadalajara del desastre financiero”, reza el slogan de campaña del Gobierno de Guadalajara. Para empezar, si se pudo resolver en un año, evidentemente no era un desastre. No tengo duda que se ha hecho un buen trabajo en la secretaría de finanzas, como tampoco tengo duda que en ese renglón la administración de Ramiro Hernández enfrentó problemas muy serios, pero para nada fue desastrosa. Decía Juan Palomar hace unos días, y lo comparto plenamente, que tenemos que recuperar el respeto por el lenguaje para que las palabras signifiquen lo que realmente son: si a cada embotellamiento le llamamos caos, y a cada problema desastre no vamos a resolver nada.

La tentación de exagerar los errores del pasado para presentar a los gobernantes en turno como los grandes héroes salvadores de la comunidad es una de las estrategias más repetidas, e inútiles, en la política. A nadie le importan los problemas con los que se haya enfrentado el gobernante al llegar al poder, sino la capacidad de resolver los problemas de la comunidad. Las finanzas públicas son un problema de los políticos, no de la comunidad. Al ciudadano de a pie le duelen los baches, la inseguridad, la ineficiencia de los servicios públicos, las trabas burocráticas para resolver un trámite, la basura en las calles.

La mala evaluación del gobierno de Alfaro está vinculada por un lado a una sociedad cada vez más exigente, pero sobre todo con la falta de resultados tangibles, a la incapacidad que ha tenido el gobierno de traducir los discursos incendiarios en mejoras en la calidad de vida. No, la administración de Alfaro no es un desastre, a pesar de ser la peor evaluada en su primer año, pero no es hablando del desastre del pasado como van a mejorar su calificación.

Lee También

Comentarios