Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 22 de Enero 2019

Ideas

Ideas |

Acapulcalipsis

Por: Carlos Loret de Mola

Acapulcalipsis

Acapulcalipsis

Entre cuatro familiares gobiernan el Estado. Sólo uno fue electo en las urnas, pero comparte el poder con los otros tres.

Y aún así, el Estado está que se cae:

La reconstrucción está incompleta y ya pasó un año de que le pegaron los ciclones. La inseguridad amenaza la economía y apenas se supo que policías andan ejecutando gente. Según reportes de inteligencia federales, agentes locales cobijan a Servando Gómez “La Tuta”.

Así, los menos críticos dicen que la gobernabilidad de Guerrero se sostiene con alfileres. Para los más duros, está fuera de control y la familia Aguirre está rebasada.

Sí, la familia Aguirre:

El gobernador constitucional se llama Ángel Aguirre Rivero.

Su sobrino, Ernesto Aguirre, tiene el “roce” nacional y hasta internacional. Sienta a su tío con los grandes jugadores para los más relevantes acuerdos financiero-políticos. Funge de vicegobernador.

Carlos Mateo Aguirre, el hermano, no terminó bien como delegado de la SCT en Morelos. Hay versiones de que la administración perredista de Graco Ramírez, pasando por alto que los Aguirre (de pasado priista) llegaron al poder también por el PRD, pidió su relevo ante el cúmulo de señalamientos sobre su manera de “operar” los contratos de infraestructura.

El cuarto jinete es “Angelito” Aguirre, su hijo, a quien piensa postular a la presidencia municipal de Acapulco en las elecciones de junio de 2015. Curioso: otro hijo de ex gobernador, Rubén Figueroa junior, ya tiene hasta anuncios en las calles para pelear el mismo puesto. Y quizá también Zeferino Torreblanca, quien tras ser alcalde y gobernador, quiere de nuevo la municipal.

El pastel grande es otro:

Puntero en las encuestas para gobernador, el senador Armando Ríos Piter, apodado “El Jaguar”, será candidato por el PRD. Es su actual partido. Porque primero fue subsecretario estatal en el gobierno priista de René Juárez, luego subsecretario federal en la administración panista de Vicente Fox, luego secretario de Desarrollo Económico con el perredista Torreblanca, diputado por el PRD impulsado por la corriente Marcelo Ebrard y ahora senador ligado a Miguel Ángel Mancera. Con tal pragmatismo de siglas y tribus, ha logrado a sus 41 años de edad lo que a Porfirio Muñoz Ledo le tomó 81 años.

También buscan la gubernatura:

Luis Walton, codueño de Movimiento Ciudadano, sin posibilidades reales de vencer pero con suficiente dinero —desde la época del presidente Alemán— como para juntar los votos necesarios para mantener el registro de su partido.

Lázaro Mazón, secretario de Salud local por su cercanía con López Obrador, característica que basta para ser candidato de Morena.

Y Manuel Añorve, hombre del poderoso diputado Manlio Fabio Beltrones, quien perdió contra Aguirre, pero la buscará de nuevo, con posibilidades de ser competitivo porque enfrentará esta vez a una izquierda dividida, al parecer, en tres.

Claro, si su pasado como alcalde de Acapulco no lo alcanza, como a Zeferino, por los aún pendientes resultados de la investigación sobre los responsables del desastre de “Ingrid” y “Manuel”.

SACIAMORBOS

Con razón.

Comentarios