Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Viernes, 18 de Octubre 2019
Ideas |

A los 100 años de nuestra Constitución

Por: Sergio Aguirre

A los 100 años de nuestra Constitución

A los 100 años de nuestra Constitución

El domingo nuestra Constitución será centenaria. Y por desgracia no se pudo o no se quiso hacer algo importante al respecto. Dos cuestiones relevantes se pudieron hacer para su conmemoración. Primero, redactar un preámbulo y de acuerdo a las circunstancias actuales. Casi todas las constituciones lo tienen. De hecho los textos constitucionales previos a la vigente, lo contenían. ¿Su importancia? El contexto y finalidad. Va de ejemplo el de la Constitución de 1824. “En el nombre de Dios Todopoderoso, autor y supremo legislador de la sociedad: El Congreso General constituyente de la nación mexicana, en desempeño de los deberes que le han impuesto sus comitentes para fijar su independencia política, establecer y afirmar su libertad y promover su prosperidad y gloria, decreta lo siguiente:..” La segunda. Sin modificar el contenido constitucional, quitarle todo lo que le sobra —es bastante— y homogeneizar la forma de redactarla. Hoy es confusa y contiene un montón de normas cuyo lugar corresponde a la ley, no a la Constitución. Esas normas deben ser convertidas en leyes. De seguir así, —salvo los entendidos en el Derecho Constitucional—, continuará sin permitir al no docto siquiera un básico entendimiento. La Constitución debe estar redactada para que el más humilde de los mexicanos medio le entienda.

>

También hay mitos. Se acusa como negativa la circunstancia de haber sido reformada demasiadas veces. En realidad en materia propiamente constitucional no se ha modificado tanto, si bien al ser una constitución muy diferente a la norteamericana, requiere de mayores actualizaciones. La Constitución de Filadelfia lleva tan solo 27 modificaciones. La de Querétaro cerca de 400 (la mayoría de normas cuyo lugar corresponde a la ley). Otro mito: es una copia de la Constitución de EU. Eso es falso, basta con una comparación a vuelo de pájaro para corroborarlo. Nuestra Constitución tomó como modelo la de 1857, y esa de las anteriores pasando por la de 1824 hasta llegar a la Constitución de Cádiz (1812). Es esta última la inspiradora primigenia de nuestra Carta Magna. De la Constitución norteamericana solo se extrajo lo relativo al federalismo como consta en la de 1824. Y se hizo mal al importar a ciegas —no se necesitaba— el segundo párrafo de su artículo VI, como el actual artículo 133 de nuestra Constitución.  

>

¿Y de donde se inspiró la de Cádiz, vigente de 1812 a 1814 cuando éramos reino del Imperio Español, y brevemente (con algunas modificaciones) desde el Plan de Iguala pasando por la independencia hasta la abdicación de Iturbide y la posterior conversión en república con la Constitución de 1824? Varias fuentes: La Revolución Francesa y la Americana, el pensamiento político católico, la Ilustración, las tradiciones constitucionales británicas y el constitucionalismo histórico hispano. (Hernández Mora)

>

Desde Cádiz se plasmó la esencia de la Constitución: libertad individual, igualdad ante la ley, limitación del poder público con su monopolio de la fuerza, soberanía delegada y división de poderes. Así, nuestro liberalismo es autóctono y de una riqueza formidable. Pero con una Constitución tan exageradamente sobrecargada y mal redactada, ni se nota. 

>

Lee También

Comentarios