Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Domingo, 13 de Octubre 2019
Ideas |

2017 está en chino

Por: Sergio Oliveira

2017 está en chino

2017 está en chino

El mercado de automóviles en México en el primer mes de 2017 se mantuvo dentro de las previsiones optimistas, lo que está muy bien, pero hay señales de alerta para los consumidores que deben ponerse muy atentos ante lo que nos espera en este año.

>

El crecimiento de 3% sobre el primer mes de un año récord como lo fue 2016, en el que se vendieron 1.6 millones de vehículos nuevos en territorio nacional, fue muy alentador y funcionó de una manera por lo menos curiosa. Los primeros 20 días las ventas estuvieron muy tranquilas, una reacción explicada por la incertidumbre ante la toma de posesión de Donald Trump como presidente de Estados Unidos. Pero los últimos 11 días del mes fueron muy calientes, con muchos corriendo a los distribuidores y justificando -al menos en parte- las expectativas optimistas de algunos de los ejecutivos de la industria.

>

Resulta difícil pensar que la llegada de Trump al poder haya tranquilizado a la gente. Lo que hizo el nuevo mandatario del país vecino en su primera semana en la silla más importante del mundo, fue confirmar las peores pesadillas de todos. De hecho fue más allá al frenar el ingreso de personas de siete países a la Unión Americana. En lo que toca a la industria automotriz, la amenaza de 20% de aranceles en todos los productos exportados de México hacia EUA, no es nada agradable y ha hecho que varias empresas frenen inversiones en suelo mexicano o hagan otras en el país vecino.

>

Naturalmente la paridad cambiaria ha mostrado volatilidad, lo que hace que los precios de los autos suban, pero como ya había comentado antes en este espacio, las marcas están tomando mayor utilidad, algo completamente normal en un país cuyos precios de los autos solo son más bajos que en India, por más que esto resulte difícil de creer para los que tenemos a cada día menor poder adquisitivo.

>

 

A ponernos atentos

>

Un Chevrolet Camaro básico, paquete A, pasó de 406,200 pesos en enero de 2016 a 460,900 pesos en febrero de 2017. En mayo de 2016, el precio de lista de un VW Golf Trendline manual era 270,902 pesos.  En diciembre ese precio llegó a 290,991. Curiosamente hay excepciones. Una Chevrolet Tahoe paquete A, por ejemplo, pasó de 706 mil pesos en enero de 2016 a 667,100 pesos en febrero de 2017. Todo este sube y baja de los precios (más sube que baja, desafortunadamente) nos obliga a los consumidores a estar muy atentos al mercado, puesto que buenas opciones se transforman en malas y viceversa.

>

Por último pero no menos importante, está la noticia del anuncio de la llegada del fabricante chino JAC, que arriba de las manos del empresario mexicano Carlos Slim y su Grupo Carso, para fabricar cerca de 10 mil unidades de sus automóviles en México.

>

Es la segunda ocasión en la que se anuncia la producción de autos chinos en suelo mexicano y la anterior, de las manos de Salinas Pliego y su cadena de tiendas Elektra, no llegó a concretizarse, lo que terminó dañando aún más la mala imagen de los vehículos de esa procedencia en el país.

>

Es, sin embargo, muy buena noticia el hecho de que México tenga otras alternativas que no sea Estados Unidos, con quien ha tenido una relación que se ha transformado en dependencia. Nadie debe, por otro lado, esperar que esos productos sean la panacea, autos buenos, bonitos y baratos como los quisiéramos todos. JAC no es precisamente una marca grande y su nivel de producción local será muy pequeño para tener impacto en el mercado.

>

Entre precios que parecen subir de forma mensual, un errático comandante del vecino del Norte que sigue poniendo a temblar el mundo a cada declaración hecha vía Twitter, el comportamiento del mercado en febrero nos deberá indicar más claramente si las compras de enero fueron un reflejo de que el mercado mexicano comienza a madurar y comportarse con una sorprendente tranquilidad o si fueron fruto del pánico ante posibles aumentos, lo que, junto con el la llegada de JAC y la presencia de BAIC, nos hace pensar que 2017 -y perdón por el lugar común en el juego de palabras- está en chino.

>

 

Lee También

Comentarios