Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien

Ideas

Ideas |

* Una luz

* Una luz

* Una luz

Los más eufóricos ven en él (habilidoso, caracolero, descarado… y, por si fuera poco, zurdo como es) un clon de Messi: “El Messi mexicano”, lo llamó alguien, en efecto, después de su segundo gol en el partido del sábado en Monterrey…

Los más moderados prefieren verlo como una esperanza: como la luz al final del túnel que han sido los más recientes “años de Chivas Flacas” para el Guadalajara.

*

Se trata de Javier Eduardo López. El apodo (“La Chofis”), por cierto, molesta a algunos, probablemente porque nunca oyeron hablar de Raúl Arellano, “La Pina” (abuelo de Omar Arellano, antiguo prospecto del Guadalajara y actual atacante del Toluca), ni de “Lola” (José Raymundo Correa Arruda, ex jugador, entre otros equipos, del Atlético Mineiro en su natal Brasil y de los “Tigres” en México, quien adoptó como apodo el nombre que sus padres habían decidido ponerle… si hubiera sido niña).

*

El caso es que Javier, el sábado, compartió con el “Gullit” Peña y con Isaac Brizuela el rol protagónico de la campanada por excelencia de la undécima jornada del Torneo de Clausura: una victoria sobre el Monterrey, que a su calidad de líder de la clasificación general, agregaba la de invicto como local desde hacía un largo rato, y de “invencible” en su nuevo estadio.

Aún con la  íntima convicción —y la consiguiente amargura— de que el resultado del “Clásico” de la semana anterior, ante el América, se había resuelto con la derrota como un accidente del futbol, las “Chivas” fueron a la Sultana a destrozar todos los pronósticos…

*

Al margen de que es probable que el Monterrey pecara de exceso de confianza (las escopetas casi nunca están preparadas para servir de blanco a los patos), el balance del partido dejó en claro que la victoria del Guadalajara fue nítida; que el suyo fue, con mucho, su mejor partido del presente torneo… y de varios de los precedentes; que el funcionamiento de la defensiva, exento esta vez de las pifias individuales o de los desajustes colectivos que parecían crónicos, acusó un grado notable de eficiencia; que a la ofensiva hubo en esta ocasión las variantes —¡y , sobre todo, la contundencia!— que hasta ahora habían brillado por su ausencia …

Y, por supuesto, encarnado en un Peña, un Brizuela y un Javier López que salieron inspirados, el talento que hasta ahora había permanecido inédito.

Lee También

Comentarios