Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien

Ideas

Ideas |

* Tablas

* Tablas

* Tablas

 “Lo que en el Atlas es borrachera, en el Guadalajara es alegría”.

La paráfrasis del consabido dicharacho aplica en esta ocasión porque aunque los dos equipos tapatíos resolvieron con sendos empates a un gol sus más recientes compromisos del Torneo de Clausura, es evidente que —como dice la canción— “aunque parece lo mismo, no es igual”.

*

La igualada de las “Chivas” tiene el mérito de haberse conseguido como visitante, a fuerza de porfiar, ante un equipo que ya está clasificado para la “Liguilla”, que marcha invicto como local, y en inferioridad  numérica durante 20 minutos. Lo mejor es que el resultado mantiene a los rayados en zona de clasificación, lo que significa que asegurar la participación en el verdadero campeonato depende de su propio esfuerzo y de sus propios resultados; no de lo que eventuales terceros en discordia dejen de hacer.

El empate de los rojinegros, a su vez, merece más críticas que elogios: se sufrió en casa porque el equipo fue incapaz de acrecentar —o de mantener, al menos— la ventaja que tomó desde el primer tiempo; porque nuevamente falló el bloque defensivo (como sucedió en los recientes partidos ante Morelia y Guadalajara) en un tiro de esquina, y porque la consecuencia del resultado es la permanencia, a dos fechas de que se dé el cerrojazo a una temporada regular en que se proyectaron resultados como para reconciliar plenamente al equipo con sus sufridos incondicionales, en el sótano de la clasificación general.

*

A reserva de que, ya en la “Liguilla” que parece tener al alcance de la mano, uno pague el casi inevitable tributo a sus evidentes limitaciones en el departamento ofensivo, y el otro consiga abandonar el último lugar de la tabla si al visitar a Jaguares y recibir a Tijuana rompe su racha de malos resultados, Guadalajara y Atlas están en vías de cerrar la campaña con calificaciones contrastantes: uno, aprobatoria porque salió del área de terapia intensiva en que se encontraba, metido hasta el pescuezo en el tema del descenso; el otro, reprobatoria porque cuando se presentaron al público los supuestos refuerzos que se adquirieron, se asumió el compromiso de que el equipo dejaría atrás las penurias que parecen ser una constante en su historia, para convertirse en lo que sólo excepcionalmente ha sido:  protagonista del campeonato en toda la extensión de la palabra.

Y, venido a ver…

Lee También

Comentarios