Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 23 de Noviembre 2017

Ideas

Ideas |

* “Saldo rojo”

* “Saldo rojo”

* “Saldo rojo”

El aficionado al futbol lo tiene claro: no es lo mismo estar en un estadio que en un teatro o en una iglesia. La contienda deportiva conlleva pasiones o intereses; los espectadores buscan en ella la expansión que la vida cotidiana les niega o les reduce. Se explica, en esas circunstancias, aunque de ninguna manera se justifique, que ocasionalmente las pasiones se desborden, los límites se rebasen y las conductas de algunos transgredan el orden deseable…

Sin embargo, una cosa es que el espectador que acude al estadio admita, a priori, la posibilidad de que ocurra algún incidente desagradable, y otra muy diferente que esos incidentes sean tan graves como los registrados el viernes en Veracruz y el sábado en Morelia.

*

Mientras en Guadalajara las autoridades reportaban “saldo blanco” al cabo del Clásico en que se enfrentaron los dos equipos que más simpatías y antipatías despiertan, en Veracruz el corolario del partido en que los Tigres golearon a los Escualos tuvo un corolario digno de nota de barandilla. No hubo decenas de detenidos, porque no hubo en las tribunas la vigilancia policiaca suficiente para disuadir, primero, las conductas violentas de los rufianes que por desgracia nunca faltan en las gradas, ni para detener, ya sobre los hechos consumados, a los más entusiastas actores de la gresca que se desató en las tribunas…

Tampoco se supo de heridos graves. Pero de que los mamporros estuvieron en barata, hay abundantes testimonios gráficos.

En Morelia, en tanto, Rubens Sambueza, del Toluca, fue golpeado y bañado con un vaso de cerveza al caer cerca de las gradas en un lance propio del encuentro… y a punto estuvo de ser golpeado por una botella de “caguama”.

*

Independientemente de los alegatos de dirigentes, técnicos y jugadores de los equipos que se enfrentaron el sábado —todos empeñados en proclamar su inocencia y en culpar de la trifulca a los de enfrente—, cabe esperar que, en la disyuntiva de actuar con dureza o hacerlo con tibieza, la Comisión Disciplinaria, rompiendo la tradición, opte, en ambos casos, por la primera.

Lee También

Comentarios