Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 16 de Enero 2018
Ideas |

* ¿Otro milagro...?

* ¿Otro milagro...?

* ¿Otro milagro...?

Pedir que México derrote a Alemania es suscribirse a un anhelo legítimo, ciertamente… pero, también, improbable. La historia, maestra de vida, así lo enseña; las estadísticas lo corroboran. Sin embargo, no llega al extremo de aferrarse a un imposible; ni de pedir que Juan Carlos Osorio, ya encarrerado, acreciente con uno más, por lo pronto, el inventario de los milagros realizados en 20 meses de gestión al frente del “Tri”.

*

Mantener invicta a la escuadra tricolor en lo que va de la fase eliminatoria rumbo al Mundial de Rusia-2018, demuestra que Osorio encontró una fórmula eficaz para sacudir algunos complejos que parecían haber anidado en la mente de los jugadores mexicanos, y, en consecuencia, revertir una inercia que varias veces complicó en extremo una faena que antaño era rutinaria para México: conquistar el boleto para no dejar de ser, ya de perdido, el inevitable “finalista geográfico” de casi todos los mundiales.

*

La empresa que el destino asignó a México, para la jornada de hoy en la Copa Confederaciones, es particularmente exigente…
Lo de menos es que las estadísticas subrayen la hegemonía histórica del futbol alemán sobre el mexicano. Lo esencial es que Alemania tiene una prosapia y una jerarquía en el futbol mundial, que obligan a darle el rol de favorito en cuanta competencia participa.

*

Que Joachim Löw  decidiera llevar a la Copa Confederaciones un equipo “B” —por decirlo de alguna manera—, no significa menospreciar el certamen, ni desdeñar a los adversarios, ni menospreciar el compromiso que implica ser el campeón mundial. Ni significa, muchísimo menos, que el material humano elegido para esta empresa sea de desecho.

La designación de un elenco con una edad promedio de 23 años 8 meses —el más joven de los participantes en la Confederaciones—, forma parte de un programa de renovación continua del equipo nacional teutón. Es previsible que cuando menos cuatro o cinco jugadores de los que hoy disputen a México el boleto para la final, estén en el elenco mundialista del año próximo, enriquecidos en su historial y avalados en su experiencia por los logros que alcancen en esta justa.

*

Los alemanes —valga el subrayado— no son invencibles…

Sin embargo, la victoria —sin dejar de ser lo ideal— no necesariamente debe plantearse, por esta vez, como un requisito sine que non para otorgar al “Tri” el reconocimiento que corresponde al deber cumplido.

Lee También

Comentarios