Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Domingo, 20 de Octubre 2019
Ideas |

* Maleficio

Por: Jaime García Elías

* Maleficio

* Maleficio

El Atlas, por lo visto, sigue siendo víctima de los conjuros, sortilegios y maldiciones gitanas que ha coleccionado a lo largo de su historia.

Haber cambiado de manos le ha abierto nuevos horizontes, mejores perspectivas. No es lo mismo ser un equipo cuyos jugadores estaban acostumbrados a que sus dirigentes se retrasaran en los pagos (el “Viejo” Eduardo Valdatti, en sus años de gerente, aseveraba que “El Atlas es el club más puntual del mundo: paga, sin falta —decía, socarrón—, los días 30, 60 y 90 de cada mes”), que tener al plantel al corriente: sin motivos para que los jugadores justifiquen su irregularidad, su inconsistencia y su carácter caganchesco (némesis de los poderosos y cheque al portador para los débiles) con el pretexto de que “Si ellos —los dirigentes— hacen como que nos pagan, nosotros hacemos como que jugamos”.

*

Estaba fresco el recuerdo del partido del sábado, ante el Toluca: un partido que se complicó porque Caballero falló un penalty en el primer tiempo y el rival anotó en los primeros minutos del lapso complementario; un partido en que Tomás Boy apostó —con la mejor de las intenciones, obviamente— por amontonar atacantes, con la esperanza de que en el último minuto, en el que tradicionalmente se revierte la historia que en apariencia se está escribiendo, su equipo rescatara, por lo menos, el empate... La diosa Fortuna, esa vez, lo dejó plantado: en el minuto 90, que mil veces ha sido venturoso, cayó el segundo gol del Toluca; ocurrió, pues, la desgracia que otras mil veces en su historia ha acompañado a los rojinegros.

Y en esas estaban los 13 mil devotos de la causa que acudieron el miércoles al Estadio Jalisco, animados por la esperanza de que su equipo les obsequiara la relativa reivindicación de avanzar a semifinales de la fulastre Copa MX (un consuelo que acababa de esfumársele escandalosamente al Guadalajara, su archiadversario deportivo, a raíz del 5-0 adverso de la víspera ante Santos Laguna), cuando el infortunio apareció de nuevo en escena.

Favorito sobre el Puebla, el Atlas, pese a haber utilizado a su cuadro titular —como cuando disputó, el año pasado, la Final de la misma Copa ante el Morelia—, llegó a las series de penalties... y perdió.

*

El Atlas, por lo visto, necesita, con urgencia, de los servicios profesionales de un exorcista.

Lee También

Comentarios