Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 15 de Octubre 2019
Ideas |

* Cuerda floja

Por: Jaime García Elías

* Cuerda floja

* Cuerda floja

Tiempos hubo en que la ratificación de un entrenador en el cargo (o, como entonces se acostumbraba decir, el “voto de confianza” para continuar en él) por parte de la directiva, equivalía a la tarjeta amarilla de los árbitros: una más... y a la calle.

De los casos recientes en el futbol mexicano, hay dos que, por razones elementales, son noticia: la de Gustavo Matosas en el León... y la de Carlos Bustos en el Guadalajara.

*

Matosas ya lleva varias: el incierto arranque de los “Panzas Verdes” en la temporada anterior, tuvo como consecuencia que en varios medios le movieran el tapete, a base de reiterativas especulaciones sobre su posible cese. La directiva lo respaldó, el León clasificó a la “Liguilla”, y rubricó su campaña con la conquista del “Tri”.

Ya en esa instancia, Gustavo insinuó que —como reza uno de tantos clichés de la jerga futbolística— quizá su ciclo con el equipo había terminado. Obviamente, los directivos encontraron la manera de persuadirlo para continuar en el cargo. Sólo que, ahora, los altibajos del cuadro esmeralda alimentan de nuevo los dimes y diretes acerca de su posible cese.

*
El caso de Carlos Bustos es diferente. Matosas tiene a su favor los antecedentes de tres exitosas campañas: la del ascenso y las dos en que se ganó la Liga. Carlos había realizado una buena campaña en el Morelia; su cese como timonel de los Monarcas fue sorpresivo; su reemplazo por David Comizzo, improductivo...

En el Guadalajara, el técnico argentino se hizo cargo de un plantel presionado por partida triple. Primero, por su popularidad: sus simpatizantes no quieren pretextos; exigen resultados. Segundo, por la amenaza real del fantasma del descenso. Y tercero, por la arrebatada personalidad del dueño del juguete.

*

La declaración de Rafael Puente del Río, dirigente de las “Chivas”, a favor de la continuidad del entrenador, parece sensata luego de la derrota del domingo ante el Querétaro, porque hay que tener serenidad y aplomo para entender que el resultado, por escandaloso que haya sido, fue circunstancial (consecuencia de un partido “raro”, como lo calificó Bustos).

Pero como en el Guadalajara, en el capítulo presente de su historia, ha sido una regla que “el capitán” endose a los entrenadores la factura de los platos rotos a consecuencia de sus propios errores, sería aventurado garantizar que prevalezca la opinión de “el marinero”.

Lee También

Comentarios