Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 23 de Noviembre 2017

Ideas

Ideas |

* Consigna

* Consigna

* Consigna

No es precisamente una Final… pero hay que verla —y, sobre todo, jugarla— como si lo fuera.

El vencedor del duelo que las selecciones nacionales de México y Chile disputarán esta noche en Santa Clara, California, en efecto, no necesariamente será el campeón de la edición de la Copa América Centenario que se celebra esta vez, de manera excepcional, en canchas estadounidenses. Sin embargo, vale subrayar que, a partir de la ronda de Cuartos de Final a la que ya llegó el certamen, cada partido es, como reza el lugar común, de vida o muerte. Literalmente… Ganas, sigues en la lucha. Pierdes, haces maletas y regresas a casa.

*

Ya después se verá si el regreso a casa se hace de manera decorosa o con oprobio, como ya les sucedió a algunos… Por lo pronto, puestos a evaluar las perspectivas del seleccionado mexicano, se impone poner en la balanza algunos elementos de juicio.

Por ejemplo, que, si se trata de ponderar el peso específico de algunas individualidades, específicamente en el capítulo ofensivo, debe reconocerse que Chile tiene dos jugadores que son figuras de primer orden, por desequilibrantes y contundentes, en las ligas europeas en que militan: Arturo Vidal en la Bundesliga y Alexis Sánchez en la Premier. Sin demérito de los historiales que están construyendo los “Chicharito” Hernández, Jiménez, “Tecatito” Corona, Layún, Herrera y compañía, los dos atacantes andinos se cuecen aparte.

*

Sin embargo, también hay, en compensación, un factor que, en condiciones normales, debe gravitar a favor del cuadro mexicano: el apoyo del público, considerando que a las numerosas colonias de compatriotas residentes en muchas ciudades estadounidenses, se agregan los aficionados que hacen el viaje ex profeso para acompañar al “Tri” en sus compromisos.

Esa ventaja, que por razones obvias no tienen las representaciones de países como  Chile y Argentina, a los que la geografía colocó en el Cono Sur y no al otro lado de la frontera, permite que los mexicanos jueguen en los estadios norteamericanos como si estuvieran en casa, arropados por el público (incluida, por supuesto, la ofensiva imprecación a los arqueros rivales a la que ahora se intenta declarar la guerra cuando muy probablemente ya es demasiado tarde)… incluso si llegan a enfrentarse a la escuadra anfitriona en alguna de las siguientes fases del certamen.

En todo caso, la consigna para el “Tri” está clara: ¡aquí la bebe o la derrama!

Lee También

Comentarios