Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien

Ideas

Ideas |

- Zapotillo

- Zapotillo

- Zapotillo

En los proyectos y pasos preliminares orientados hacia la construcción de la Presa de Arcediano –entre los cuales la disparatada ocurrencia de remover, piedra por piedra, el “histórico” puente colgante—, en la Barranca de Huentitán, con la que se esperaba “resolver el abasto de agua a la Zona Metropolitana de Guadalajara por los próximos 25 años” (de los que, dicho sea de paso, ya han transcurrido más de 20), se gastaron, con la mano en la cintura, algunos cientos de millones de pesos. Dinero tirado a la basura –en beneficio de los oportunistas, siempre atentos al derroche de fondos públicos—, salvo prueba en contrario.

Otro tanto ha sucedido con la Presa de El Zapotillo, actualmente en construcción en la zona de Los Altos, y con la que se pretende abastecer parcialmente tanto a la misma Zona Metropolitana de Guadalajara como la de León.

-II-

El tema remite a los proverbiales “pleitos de cobijas”… “¿Qué es insuficiente el abasto de agua para dos núcleos urbanos que han crecido en exceso y que amenazan con seguirlo haciendo? ¡Fácil: tráiganse el agua de Los Altos…!”.

Como toda solución simplista, la que está en marcha cojea visiblemente. Como se plantea en el desplegado suscrito por “productores y ciudadanos alteños” y publicado ayer, la zona se ha convertido en “la principal región productora de alimentos de origen animal en el país” merced a la laboriosidad de sus pobladores. Datos: 9 de cada 10 huevos, 6 de cada 10 vasos de leche y 7 de cada 10 kilos de carne que se consumen en Guadalajara y anexas, se producen en Los Altos.

Al tratarse de una región semidesértica, los firmantes del desplegado “demandan” la pertinencia de que se reconsideren las pretendidas soluciones a las carencias de agua en los citados núcleos urbanos, puesto que “reservar únicamente sus aguas para uso doméstico y público urbano, lesiona los derechos de los usuarios pecuarios, agrícolas, industriales y de servicios” de una zona en que de ninguna manera sobra el agua.

-III-

En lo que los hipotéticos destinatarios del desplegado (las “h.” autoridades, obviamente) discurren “otras opciones, más económicas y sustentables” –aprovechar el agua de lluvia, por ejemplo—, convendría que los susodichos destinatarios llenaran unas cuantas planas de cuaderno con la máxima consabida, aplicable a la proclividad del supuesto “Rey de la Creación” a meter el choclo con más frecuencia de la recomendable: “Dios perdona siempre; el hombre, algunas veces; la naturaleza, nunca…”.

Lee También

Comentarios