Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Sábado, 25 de Noviembre 2017

Ideas

Ideas |

- “Yo huachicoleo…”

- “Yo huachicoleo…”

- “Yo huachicoleo…”

“Yo huachicoleo, tú huachicoleas, él huachicolea, nosotros huachicolearíamos, ustedes hubieran o hubiesen huachicoleado, ellos huachicolearán…”.

Huachicol, según el diccionario de mexicanismos, es el alcohol adulterado, de consumo habitual de los teporochos. Huachicoleros, más modernamente, son las personas que han hecho de la “ordeña” de ductos de Petróleos Mexicanos y de la venta de diésel o gasolina obtenidos por esa vía, su modus vivendi.

-II-

A medida en que las noticias relacionadas con esa práctica se han vuelto frecuentes en las últimas semanas, se ha comprobado lo que ya se sospechaba: que los robos a los ductos de Pemex se han dado, de manera sistemática, desde hace varios años; que la venta clandestina (y ni tanto…) de hidrocarburos en infinidad de poblaciones del país, es sintomática de que fueron obtenidos de manera ilícita, porque se supone que sólo las gasolineras están acreditadas para su expendio; que los reportes anuales de la paraestatal, en que se consignan pérdidas por miles de millones de pesos, derivados de esos robos, demuestran que ni la empresa ha encontrado la manera de evitar esa práctica, ni el Ejército y las corporaciones policiacas federales, estatales y municipales han tenido la eficacia deseable para detectarlas y combatirlas. Que ahora se diga que la mayoría de los habitantes en decenas de municipios del Estado de Puebla, y muchos más en otras entidades, viven de esa práctica, sugiere que el robo de combustible se ha convertido en una cultura generalizada, más que en una práctica perniciosa de algunos delincuentes.

-III-

Los enfrentamientos de militares con “huachicoleros”, el secuestro de pipas de combustible por parte de las autoridades y la recuperación de algunas por parte de quienes indebidamente se habían apoderado de ellas, son noticias relacionadas con el robo de gasolinas en su forma más burda…

Por desgracia, el mayor saqueo de Petróleos Mexicanos, a partir de la nacionalización de ese recurso, en 1938, se ha dado en otros niveles. Ha corrido a cargo de vivales que no tienen que jugarse el pellejo para perforar un ducto y para asegurarse de no ser sorprendidos en las maniobras de la “ordeña”. Ha estado en manos de burócratas y de dirigentes sindicales, y se ha extendido hasta los funcionarios públicos que han convertido a Pemex en la caja chica de infinidad de administraciones gubernamentales que han encontrado ahí la manera de ocultar ineficiencias y de enriquecer a muchos: a los hoy con justicia denominados “huachicoleros de cuello blanco”.

Lee También

Comentarios