Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 23 de Noviembre 2017

Ideas

Ideas |

- ¿“Refundar” Jalisco…?

- ¿“Refundar” Jalisco…?

- ¿“Refundar” Jalisco…?

Suena bien: “Refundar el estado de Jalisco”…

La historia no es totalmente novedosa. Guadalajara, por ejemplo, después de la fundación original, ha sido refundada en otras tres ocasiones. De hecho, a la vista de los graves problemas que confronta (crecimiento anárquico, escasez de agua, insuficiencia de las vialidades, movilidad calamitosa…) cuando se celebró, hace 25 años, el 450 aniversario de su cuarta fundación, llegó a decirse –mitad en serio, mitad en broma– que la próxima sería “la buena”, considerando que el adagio sostiene que “no hay quinto malo”.

-II-

Sería algo similar a lo que ahora, según anunció ayer, se propone el actual presidente municipal de Guadalajara, Enrique Alfaro Ramírez. Su proyecto empezaría a hacerse realidad a partir de 2018 –cuando habrá elecciones para gobernador–, ya sea “como simple ciudadano o en un cargo público”.

Es de suponerse que el tema dará mucho de qué hablar… Habrá, ciertamente, quienes tilden a Alfaro de demagogo o de vendedor de saliva. Habrá también, empero, quienes incorporen indicios de que Jalisco perdió el liderazgo y la calidad de modelo, a nivel nacional, que en muchos aspectos llegó a ejercer hasta hace algunas décadas. Habrá quienes sugieran que así como muchos de sus empresarios cedieron la plaza a otros que trajeron proyectos más ambiciosos e ideas innovadoras, muchos de sus gobernantes se limitaron a nadar “de muertito”. Habrá quienes sostengan que en materia de obra pública, por ejemplo, la falta de visión –o la miopía, en el mejor de los casos– ha sido la norma, la mediocridad ha sido la constante, y el afán de medrar, sin mirar de frente por el bien común, la única bandera.

-III-

En todo caso, se trata de una disyuntiva que virtualmente deja la pelota, a 10 meses de las elecciones, en la cancha de los ciudadanos. Si éstos, con su voto, le confieren el “cargo público” (gobernador del estado, por ejemplo) desde el cual pudiera “refundar” las instituciones de la entidad que, desde su perspectiva, ya han demostrado su inoperancia, estarán avalando su diagnóstico –el de la inoperancia de dichas instituciones… y la consiguiente pertinencia de mandarlas “al diablo”, como proclamó alguna vez el inefable López Obrador–, y darán luz verde a su proyecto. Si no, parece difícil que un simple ciudadano, por muy cargado que esté no sólo de buenas intenciones sino también de buenas ideas, pueda convertirse en el artífice de esa metamorfosis.

Lee También

Comentarios