Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Sábado, 25 de Noviembre 2017

Ideas

Ideas |

- “No mi pega…”

- “No mi pega…”

- “No mi pega…”

¿Sabía usted, lector amable, o se imaginaba al menos, que Guadalajara es, de cuantas hay en este pícaro mundo, “la ciudad más querida por sus jóvenes”? ¿Más que Guanajuato, Zacatecas o la propia Ciudad de México, entre las mexicanas, o que Coimbra, Barcelona, Praga, Berlín, Hong Kong, Sidney o la que a usted se le ocurra, de cuantas hay en este planeta, por los suyos?... ¿Sabía que los confeccionistas de rankings –para no dejar pasar la ocasión de usar ese neologismo— descubrieron que, por contrapartida, Toluca fue clasificada –también a nivel mundial, habrá que suponer— como “la menos querida” por su población joven?...

-II-

Pues sí. Resulta que una empresa denominada Dada Room se lanzó a investigar, a levantar encuestas –se supone— y a divulgar los resultados de su estudio. Fue así como difundió “urbi et orbi” sus conclusiones… Por ejemplo –otro ejemplo—, que México fue “la mejor ciudad para vivir para los jóvenes” (además de ser “la más ‘gay friendly’ [amistosa con los homosexuales], la que cuenta con más museos y la que ofrece más conciertos), por encima de Buenos Aires, Santiago de Chile, Medellín y Guadalajara, entre las urbes latinoamericanas incluidas en la lista.

En fin. En lo que se difunden también –y se ponderan, a la pasada— la metodología de la encuesta y la validez de los parámetros que llevaron a esas conclusiones, los tapatíos podrían hacer el ejercicio de buscar, entre sus experiencias cotidianas, indicios del cariño de los jóvenes, particularmente, por su ciudad…

Puesto que el grafiti es una expresión típicamente juvenil, podrían buscarse, por ejemplo, los argumentos que demuestren que pintarrajear garabatos –para denotar dominio territorial, según eso— en cuanta pared, cortina metálica y hasta edificio público se pone al alcance de los jóvenes provistos con las correspondientes latas de pintura en aerosol, es, precisamente, una manifestación de cariño por la casa común. Puesto que el vandalismo en autobuses urbanos, parques públicos o unidades deportiva es otra conducta que se atribuye asimismo, de manera preponderante, a los jóvenes, convendría tener argumentos para entenderlo precisamente como señal de afecto y de respeto por la ciudad, y no como muestra fehaciente de incultura, falta de civismo y desprecio por la ciudad.

-III-

Aunque, claro, podría decirse que las que parecen ser agresiones a la ciudad, son, si bien se ve, en el caso particular de Guadalajara, pruebas de que, como decía la rancherita del viejo chascarrillo, “No mi pega, no mi quere…”.

 

Lee También

Comentarios