Lunes, 27 de Enero 2020
Ideas |

- ¿Amenaza..?

Por: Jaime García Elías

- ¿Amenaza..?

- ¿Amenaza..?

En lo que la autoridad municipal de Guadalajara aguarda el momento propicio para sacarse de la manga el as con el que supone va a pasar —para bien— a la historia como una administración visionaria, los vecinos (cada vez menos, por cierto) que aún quedan en algunos de los barrios tradicionales de la añeja Perla de Occidente, se muestran recelosos. Temen que, como tantas veces ha sucedido, los encargados de tomar las decisiones políticas que acaban impactando en la vida de las personas, en su afán de darle al violín, le den al violón.

>

-II-

>

Se trata del proyecto —secreto de estado hasta ahora— relacionado con las características que tendrá la Avenida Alcalde-16 de Septiembre, desde la Normal en el norte, hasta las iglesias de San Francisco y Aranzazú, en el sur, una vez que concluyan las obras (túneles y estaciones) de la Línea 3 del Tren Eléctrico Urbano. Lo poco que se sabe, hasta ahora —el proyecto ejecutivo está en proceso, según dicen—, es que se pretende ampliar y arbolar las banquetas, colocar un camellón central, devolver a la Catedral (ampliándolo, incluso, hasta la ex Plaza de los Laureles) el atrio del que fue despojada a raíz de la ampliación de la avenida, a mediados del siglo pasado, y sólo permitir por la arteria lo que se conoce como “tráfico tranquilizado”, y no los miles de camiones urbanos que diariamente circulaban por ahí: algo similar a lo que se hizo en las calles del primer cuadro que fueron intervenidas para ese efecto en la administración anterior. En fin…

>

-III-

>

Lo inquietante del proyecto está vinculado con la aseveración que alguna vez hizo el alcalde, Enrique Alfaro, en el sentido de que Alcalde pasaría a ser “la nueva Chapultepec”: una zona a la que se pretende dar “vida” mediante permisos para instalar y operar terrazas, cafés y restaurantes; los cuales, al paso del tiempo, se transformarían —como ya sucedió en Chapultepec y anexas, precisamente— en bares, cantinas, antros y similares. En zona de tolerancia, para decirlo con todas sus letras, considerando que en ellas se permiten (permitir y tolerar son sinónimos) y aun se promueven, porque son rentables y porque reportan ingresos nada despreciables al municipio, giros que en zonas habitacionales resultan incompatibles, y a la larga propician el ejercicio de actividades abiertamente delincuenciales.

>

La duda consiste, pues, en si la declaración de que Alcalde será “la nueva Chapultepec” debe interpretarse como esperanza… o como amenaza.

>

Lee También