Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Domingo, 19 de Noviembre 2017
20161015 CAMINATA DE PREVENCION DE CANCER DE MAMA, ORGANIZADA POR LA SECRETARIA DE SALUD JALISCO.  FAO015 - 20161015.CAMINATA DE PREVENCION DE CANCER DE MAMA, ORGANIZADA POR LA SECRETARIA DE SALUD JALISCO. .FAO015
Jalisco

Prevención, clave para reducir las muertes por cáncer de mama

En Jalisco hay 11 víctimas mortales por cada 100 mil mujeres, una tasa menor a la media nacional
 

Cuando la señora Carolina escuchó la palabra “cáncer”, ella misma se derrotó. Considera que el médico de la Clínica 46 del IMSS fue “demasiado rudo” al darle el diagnóstico, y su desconocimiento del tema rápidamente la hizo entrar en depresión. Su familia se unió para ayudarla y le impidió entrar sola a las siguientes consultas. Para la siguiente preguntaron con insistencia qué grado de avance tenía el tumor, y la respuesta dio el alivio que esperaban: era una etapa temprana.

“No hemos tenido muchas muertes”, sostiene la coordinadora de Salud Pública del IMSS en Jalisco, Silvia del Carmen Valencia Espinoza. “Nuestra tasa de mortalidad ha disminuido desde el año 2013 a la fecha. Ahorita estamos en una tasa de 11 (fallecimientos) por cada 100 mil (mujeres), sólo en el Estado de Jalisco. Es mínimo y se debe a lo que se busca: la detección oportuna de las lesiones, del cáncer. Una mujer a la que se le detecta cáncer en una etapa temprana en realidad puede sobrevivir a él fácilmente”.

¿Fácilmente? “Sí”, responde por su cuenta la jefa de la Clínica de Mama del Hospital San Javier, Ana Olivia Cortés. “Aquí la clave es que el cáncer de mama no es una enfermedad tan letal, sobre todo si se detecta a tiempo. La mortalidad es del 30% en nuestro país. Siete mujeres de cada 10 se salvan de la enfermedad… pero 30% están muriendo. En los países desarrollados, donde hay campañas de detección oportuna y donde tienen esta conciencia de hacer sus chequeos médicos continuos, esta mortalidad se abate hasta en un 15 por ciento”.

Esa es la meta del sector salud en México: llevar esos indicadores aún más abajo incentivando la cultura del autochequeo y de las revisiones médicas periódicas. Las personas que logran derrotar al cáncer lo hacen porque han tenido esas prácticas y detectaron la enfermedad en una etapa temprana. 

Anteriormente, explica la doctora Silvia del Carmen Valencia, el cáncer cérvicouterino era el que afectaba en mayor medida a las mujeres. Pero gracias al éxito de las campañas de detección oportuna, la cifra comenzó a disminuir. Hoy, la mayoría de las mujeres agenda periódicamente sus citas para el papanicolau.

Por otro lado, expone, los estilos de vida de la mujer han cambiado para mal. “Fue teniendo otras condiciones que le propiciaban más cáncer de mama, como por ejemplo no amamantar, una vida sedentaria, consumo de café, chocolate, alcohol… todos esos alimentos y tendencias a no hacer ejercicio o no amamantar son factores de riesgo”.

Además, al ser una mezcla de razas, la comunidad latina tiene más factores de riesgo. “Son portadores de un gen que se llama BRCA1 y BRCA2”. Por eso, aunque en la mayoría del planeta la edad promedio para iniciar con los chequeos a través de mastografías es de 50 años, en América Latina es a partir de los 40. “Pero el que a los 40 años inicie, no quiere decir que no te vas a checar antes. Tú haces tus autoexploraciones y, si las mujeres jóvenes detectan algún problema, es cuando deben ir al médico”, remata Ana Olivia Cortés.

Factores de riesgo para el desarrollo del cáncer de mama 

  • Envejecimiento. 
  • Antecedente familiar. 
  • Vida menstrual mayor de 40 años.
  • Ser portador de los genes BRCA1 o BRCA2.
  • Primer embarazo a término después de los 30 años.
  • Terapia hormonal en perimenopausia o posmenopausia.
  • Alimentación rica en carbohidratos y baja en fibra.
  • Dieta rica en grasas. 
  • Obesidad. 
  • Sedentarismo. 
  • Por consumo de alcohol y también de tabaco.
Cáncer en Jalisco
Diagnósticos2014201520162017*Total
Tumor maligno (mama)161878174403
Tumor maligno (otros)359341425276Mil 401
Total  520428506350Mil 804

* Enero-septiembre.
Fuente: IMSS Jalisco. 

Alimentos

El consumo de alimentos saludables, la actividad física y el control del consumo del alcohol, el sobrepeso y la obesidad, podrían llegar a tener un efecto de reducción de la incidencia del cáncer de mama a largo plazo, de acuerdo con el Instituto Mexicano del Seguro Social. 

El IMSS reporta 403 casos atendidos por tumores malignos de mama desde el 2014 a la fecha en Jalisco. EL INFORMADOR/A. García

Alistan nuevo hospital para el siguiente año

A inicios del próximo año, el Instituto Mexicano del Seguro Social comenzará la construcción de la nueva Clínica de Atención Integral de Cáncer de Mama, que se espera quede concluida y empiece a funcionar entre agosto y septiembre de 2018. 

La nueva unidad, que estará ubicada en Belisario Domínguez y Periférico, contará con tres mastógrafos y uno que podrá hacer biopsias. Con ello se busca practicar 21 mil mastografías más por año en  la Entidad.

Las principales beneficiarias serán las afiliadas a los hospitales 45 y 89, en donde hay 27 mil de 188 mil pacientes que necesitan practicarse una mastografía. 

Se haría la lectura de todas formas en el Centro Médico, pero se agilizaría todo el proceso porque, en el mismo momento en que llega la mujer, en ese momento se le interpreta la mastografía. Y si necesita una biopsia, en ese mismo momento se hace con el otro mastógrafo. Los resultados deberían de estar entre cinco y 10 días.  

A principios de año, el delegado estatal del IMSS, Marcelo Castillero Manzano, dijo que esa clínica “es una prioridad” y por ella se realizará una inversión de 47 millones de pesos.

Vence la enfermedad y ahora asiste a pacientes

Todo inició con un pequeño ardor. Casi imperceptible. Corría el mes de marzo de 2008 y Emma Yolanda Castellanos Martínez se encontraba “en una etapa muy plena”. De un día a otro sintió la molestia, pero nunca detectó un bulto. Al transcurrir un mes sin que el ardor redujera, fue al médico. Éste le practicó un examen y enseguida le hicieron una biopsia. Tenía cáncer de mama.

“En ese momento mi vida se vino al suelo. Empecé a sentir miedo, sentí que era un mal diagnóstico. Noté a los médicos preocupados”. Emma emprendió su lucha contra la enfermedad con sentimientos encontrados, pues por un lado se le dijo que era una etapa temprana, pero por otro que eran “muchos tumores milimétricos” distribuidos en su pecho. 

Un mes después entró al quirófano, pero con una losa a cuestas. Le dijeron que su tratamiento consistía en una mastectomía radical: su pecho sería retirado. Por la manifestación de los tumores, no hubo otra solución. “Se me vino todo abajo; un panorama negro. No encontraba un rayito de luz. Tenía muchísimo dolor físico y en el alma”. 

Recuerda cuando comparó el tamaño de su puño cerrado con la herida que le provocó la enfermedad. Se enfrentó con tristeza al espejo, pero eventualmente lo venció con una idea fija en la mente: “Yo quería vivir. Que me hicieran las cirugías necesarias pero iba a vivir”. Y lo hizo. 

Soportó cuatro de seis sesiones de quimioterapia y salió de ellas como “araña fumigada”, continuó su tratamiento hasta que eventualmente recibió su alta. Pero tras padecer la enfermedad, decidió darle sentido a ella. “La enfermedad deja muchísimo aprendizaje. Siempre me pregunté para qué, y no por qué, me dio cáncer. Debía tener un motivo y me dediqué a encontrarlo”.

Actualmente, Emma Castellanos es la directora de la asociación Cruz Rosa Guadalajara. Una institución que ofrece cobijo, alimento y apoyo médico a pacientes de cáncer de mama con escasos recursos. La organización cuenta con un albergue para 40 personas y tiene un voluntariado de 65 señoras, quienes apoyan con terapia psicológica, ocupacional y hasta yoga. 

“Atendemos principalmente a las personas que vienen de fuera a recibir tratamientos de quimioterapia, radiación, biopsias y las mandan a hospitales públicos (…) Son quienes llegan pero no cuentan con recursos para durar 30 días en Guadalajara; entonces nosotros las acercamos a nuestro albergue”.

Hacen mastografías gratuitas en DIF Jalisco

Desde este martes y hasta el viernes próximo, las mujeres que necesiten practicarse un estudio de mastografía podrán hacerlo de forma gratuita en las instalaciones del DIF Jalisco. De esta manera, el organismo asistencial refuerza la campaña de detección y atención temprana del cáncer de mama.

Esta semana fue instalado el “árbol de la vida” por señoras que han padecido y vencido a esa enfermedad, en los jardines del DIF. Las celebraciones y estrategias de prevención van en concordancia con el 19 de octubre: día mundial de la lucha contra el cáncer de mama.

La unidad móvil de mastografía atenderá de forma gratuita a mujeres de entre 40 y 69 años, quienes deberán programar su cita en el teléfono 3030-9663, que estará habilitado entre las 08:00 y las 20:00 horas. La unidad estará funcionando de lunes a viernes y se encuentra en las instalaciones del DIF, ubicadas en la Avenida Alcalde 1220, frente a la Glorieta de La Normal.

Las beneficiadas deberán acudir con ropa cómoda, sin desodorante ni crema corporal, y atender los horarios en los que se haya acordado su cita.

Cruz Rosa

Cruz Rosa nació en el año 2004 en Monterrey. En Guadalajara tiene cinco años. La fundadora es Gabriela Navarro, paciente de cáncer de mama. Sólo en Guadalajara han sido atendidas más de 450 mujeres.

Contactar a Cruz Rosa Guadalajara es simple: debe llamar al teléfono (33)3615-8549 o al correo capitulogdl@cruzrosaguadalajara.org.mx. Allí se les agendará una cita para una entrevista y un estudio socioeconómico. La asociación le ofrecerá un cuarto, alimento balanceado, terapia psicológica y ocupacional y un espacio digno. La cuota de recuperación es de 100 pesos por semana.

El 19 de octubre se celebra el Día contra el cáncer de mama. Es un recordatorio a la sociedad en la lucha contra esta enfermedad. La prevención es fundamental. EL INFORMADOR/Archivo

Exitosa Unidad integral de tratamiento contra enfermedades en Hospital San Javier

Por las consecuencias que se advierten después de escucharla, la palabra “cáncer” causa miedo. Y un diagnóstico médico que la incluya regularmente derrumba a los pacientes y sus familiares. Ante esa realidad, el Hospital San Javier habilitó un nuevo modelo de atención. Un grupo multidisciplinario que se activa inmediatamente después de que los chequeos médicos concluyen que hay una enfermedad importante, y que ésta puede alterar sobremanera el estilo de vida del paciente. 

Martín López Zendejas, médico internista del hospital, expone que la atención integral no se aplica únicamente a pacientes de cáncer, y sí se ha notado que éstos han podido enfrentar la enfermedad con una óptica más positiva. “No sólo en el área oncológica sino en lo cardiovascular, respiratorio, metabólico… La finalidad es ver a la persona como un todo. Sabemos que cuando hay un diagnóstico suele ser un golpe psicológico (…) Cuando tenemos a un familiar con problemas de cáncer cambia por completo la dinámica; a dónde va la enfermedad y si va a responder o no al tratamiento”. 

Así, el Hospital San Javier arropa no sólo al paciente sino a la familia, con especialistas en las áreas médica, de nutrición y psicológica.

“Esta tendencia ha estado presente en los países de primer mundo, sobre todo en los Estados Unidos y Europa. La atención integral del paciente con cáncer se ha visto que tiene mejores resultados. Quizá no tanto en el aspecto de la cura a largo plazo, pero sí en cuanto a la calidad de vida, tanto del paciente como de la familia. Esto repercute y cambia por completo la forma en cómo se vive”.

La atención en conjunto del paciente es una práctica poco vista en México. Bajo este modelo, son atendidos no sólo desde el área médica sino con un nutriólogo que evalúa la dieta exacta que requiere para que existan mayores probabilidades de aceptar el tratamiento, y una clínica del dolor que ayuda a reducir el malestar. 

Además, la familia del paciente también es evaluada por un psicólogo que los ayuda para afrontar con mayor madurez su realidad.

“La enfermedad puede ser por completo dolorosa, incomprensible, y de alguna forma excluye al paciente y su familia del área social. Ver desde esta perspectiva integral nos ayuda a que, a la paciente, le resulte más llevadera tanto a nivel personal, familiar y en su contexto social”.

Hospital San Javier. Ana Olivia Cortés, cirujano-oncóloga y responsable de la Clínica de Mama, y Martín López Zendejas, coordinador de chequeos médicos. EL INFORMADOR/E. Barrera

Eso es lo más difícil. 

Los médicos que asisten a cada paciente luchan con ellas y sufren cuando el tratamiento que prescriben no da resultados. Ana Olivia Cortés, la jefa de la Clínica de Mama del Hospital San Javier, ha estado en ambos lados: celebrando las victorias y llorando las derrotas.

“Los médicos, todos, ponemos de nuestra parte lo mejor para que a esa paciente le vaya bien. Hacemos todo lo correcto para lograr los mejores resultados”.

Aunque Ana Olivia tiene más de dos décadas como médico, también ha aprendido a ser psicóloga y tanatóloga. Y los casos de éxito son más. “Afortunadamente son la mayoría”. Y allí el contraste es evidente: “Eso es lo mejor de mi trabajo. Tengo muchos casos de éxito donde se detecta el tumor, el paciente se salva, recibe una cirugía conservadora, termina sus tratamientos y hace su vida normal. El médico reconoce al paciente por el esfuerzo que ha hecho y viceversa. Es un reconocimiento mutuo, y en ocasiones se forma un lazo de amistad. Y siempre te da mucho gusto verlos durante el seguimiento, mes con mes o año con año, que el paciente está vivo”.

Rastrean a pacientes que abandonan el tratamiento

Porque “ya se sienten bien”, porque resienten los efectos secundarios del medicamento que se les prescribió o simplemente por evitar las horas de espera en el hospital del IMSS, hay un sector de pacientes en tratamiento de cáncer que simplemente dejan de presentarse a sus citas. Y el Seguro Social está preparado para ello. 

La Coordinación de Salud Pública, en voz de la doctora Silvia del Carmen Valencia, explica que las unidades de Medicina Familiar y de Trabajo Social tienen la obligación de buscar a las pacientes hasta su domicilio. “Y si no las encuentran en su casa, llaman también a la empresa que los tenga afiliados. Sí buscan a las pacientes”.

Al ser uno de los programas con mayor efectividad en el IMSS en Jalisco (la tasa de supervivencia es de 90%), también es uno donde se detectan más pacientes que abandonan el tratamiento. Según la experta, algunas de las que regresan después de un rato de ausencia le han comentado que necesitaban descansar del medicamento, pues éste les causaba náusea, vómitos y hasta depresión. 

Pero no sólo se ve por ellas. Las pacientes que, por alguna razón, dejaron de tener su afiliación al IMSS también quedan cubiertas. De acuerdo con la doctora, a estas últimas se les encamina para que se afilien a la Secretaría de Salud y continúen su tratamiento donde quedaron. “Para que no empiecen desde cero, y continúan en el mismo programa”.

Sigue: #DebateInformador
¿Qué opina de la efectividad de las campañas oficiales contra el cáncer de mama?
Participa en Twitter en el debate del día @informador